martes, 10 de julio de 2012

La importancia de la traducción en el mundo actual

Buenas tardes. Ha pasado realmente mucho tiempo desde la última vez que puse una entrada. Creo que fue sobre el ENETI (y eso fue en marzo, xD). En fin, he querido volver a hacer una entrada, aunque esta vez no se trata de algo concreto dentro de la traducción, sino de algo más amplio pero, a la vez, que da que pensar... La importancia de este trabajo.

Esta entrada nace a partir de la polémica que ha habido últimamente en el mundo de los videojuegos. No sé si vosotros, que visitáis este blog cuando hay algo nuevo, conocéis la saga de videojuegos Kingdom Hearts. Es una saga muy famosa en este mundillo, que se ha ganado su puesto con una mezcla entre una buena jugabilidad, una historia impresionante y los personajes Disney más carismáticos, todo ello por parte de su creadora: Square Enix. Aunque desde aquí reconozco que la primera vez que oí hablar de Kingdom Hearts (a la que me referiré como KH), me parecía un juego para niños pequeños por los personajes Disney... ¡Qué equivocado estaba! Ahora es una de mis sagas favoritas.

Os preguntaréis: ¿cuál es la polémica? Hasta la fecha, todos los juegos de KH que han llegado a España lo han hecho completamente traducidos al castellano (y sólo uno de ellos con el doblaje también en castellano). Esto ha permitido que la gente conociera esta saga, se aproximara a ella y disfrutara, lo que ha permitido que se haga famosa en nuestro país. El problema es que, por alguna razón (desconocida por ahora), Square Enix ha decidido no traducir al español el nuevo juego KH de Nintendo 3DS que sale en 10 días tan solo. Esto ha provocado el levantamiento de todos los fans españoles, que se han alzado contra Square Enix reclamando la traducción que se merecen o bien negándose a comprar el juego para "dar una lección" a la compañía. Fijaos si es importante este asunto que Nintendo Ibérica, que iba a distribuir el juego en España, se ha negado a distribuir este juego debido a que no está localizado al español, debido a su política de "traducir siempre los juegos".

Esto es solo una pequeña muestra del efecto negativo que puede tener la mala traducción o la no traducción de algo. No sólo afecta a los fans... también afecta a las empresas. Al no traducir KH3D ni al español ni al italiano, están perdiendo una gran parte de los fans y, por tanto, consumidores potenciales, lo cual hará que el juego no genere los beneficios que esperaba la compañía de una saga como KH.

Pero este tema no solo afecta a los videojuegos, sino que puede ser perjudicial para cualquier ámbito. Imaginadlo por un momento: la no traducción o la mala traducción de un contrato puede provocar pérdidas cuantiosas para una empresa; si no se tradujera algún trabajo sobre física cuántica, otros investigadores de otros países no podrían continuar a partir de esos descubrimientos y, por tanto, generar otros; la mala interpretación de un testigo en un juicio puede suponer la culpabilidad o inocencia de una persona. De hecho, un ejemplo que nos puso un profesor era de un traductor que tradujo mal un contrato, haciendo que todo un cargamento de una empresa fuera a parar al puerto equivocado. Eso supuso un gran problema para la empresa y, por supuesto, para el traductor.

Muchos pensarán: "¡Si tanto les molesta, que aprendan inglés/alemán/francés, etc!" Como usuario de las lenguas que soy, admito que es beneficioso aprender nuevos idiomas, ya que te puede resultar útil tanto para el ámbito laboral como para conocer nuevas personas. Pero hay que tener en cuenta una serie de factores, entre ellos que no todo el mundo tiene la misma facilidad que otros para aprender idiomas. Mientras que para unos aprender japonés puede ser un infierno, para un compañero de mi facultad aprender japonés es la cosa más divertida que hace (y se aprende los kanjis como yo escribo en ordenador, a gran velocidad). No solo eso, sino que la traducción pone a disposición de todos los usuarios de una lengua cualquier cosa: artículos de un periódico, artículos científicos... Independientemente del nivel de conocimientos que tengas, puedes acceder a esos documentos, aprender algo (por pequeño que sea) o disfrutar de algo en su plenitud.
Además, hoy en día, con el tema de la globalización, no se puede ignorar que idiomas como el español son hablados en multitud de lugares, y es algo a tener en cuenta por las empresas cuando van a sacar un producto.

Desde aquí, y a modo de final para esta entrada, le doy un aplauso a Nintendo Ibérica por su decisión (aunque compraré el juego igual, xD), y espero que este suceso sirva de lección, no solo a Square Enix Europe, sino a todas las empresas, sin importar del sector que sean, y a todas las personas de la importancia de la labor de un traductor. Si nos puede resultar difícil aprender a usar una lavadora sin las instrucciones en español, ¿qué efectos puede tener que una empresa no traduzca un videojuego? Probablemente pérdidas económicas que superen lo que les habría costado contratar un equipo de traducción para traducir el juego.

lunes, 23 de abril de 2012

Resumen del ENETI 2012: Día 2

Buenos días a todos. Aquí vuelvo después de una semana para poner la segunda entrada sobre el Encuentro Nacional de Estudiantes de Traducción e Interpretación 2012. A pesar de que era bien temprano (para ser un sábado), todos veníamos preparados para las ponencias, que iban a ser realmente interesantes.

La mañana empezó con la ponencia de Eugenia Arres sobre el traductor autónomo o freelance. Nos mostró que no todo en el traductor autónomo es realmente complicado: es cierto que al empezar es siempre más complicado, ya que tienes que crear tu empresa, buscar los clientes y todo eso. Pero después tienes más opciones: si no quieres encargarte del papeleo de hacienda y todo eso, siempre puedes contratar a un contable, o si quieres, puedes trabajar en tu casa, en otro lugar... las opciones son infinitas.

Después tuvimos una mesa redonda con Eugenia Arres, Oliver Carreira y Javier Sánchez Camacho, creador del blog Traductor en ciernes y mi compañero de clase, los cuales estuvieron hablando sobre los blogs de traducción. Respondieron a diferentes preguntas sobre sus opiniones en cuanto al "boom" de los blogs de traducción, qué tipo de blog prefieren (wordpress o blogger), etc. Aunque ellos recomendaron wordpress para los más avanzados, yo he tenido un blog tanto en wordpress como en blogger y prefiero blogger.

Tras la pausa de la mañana, le tocó el turno a Oliver Carreira, el cual nos estuvo hablando de todas las opciones laborales que tenemos tras acabar la carrera: traductor, localizador, gestor de proyectos, docencia, investigación... ¡hasta comercio exterior! Vamos, que aunque haya crisis en España, si no trabajas es porque no quieres, que según él, nuestro sector no sufre la crisis.

Después llegó el turno de Xosé Castro, traductor audiovisual, el cual nos estuvo hablando precisamente de su profesión: las dificultades y requisitos necesarios, vías para formarse, formas para conseguir trabajo. Un poco de todo, pero lo mejor es lo que nos divertimos con él (¿sabíais que fue él el que tradujo Chicho Terremoto?).

Tras el almuerzo, llegó el turno de Pablo Múñoz, localizador de videojuegos, el cual nos estuvo hablando un poco de su experiencia y formación desde su etapa más temprana. Reconoció que al principio le costó mucho superar la carrera, pero que a base de esfuerzo uno puede conseguir lo que se propone.

Por último, tuvimos una charla sobre diversas formas para tranquilizarnos antes de hacer una interpretación por parte de Anna García Barrios, sobre todo un sistema para perder cualquier tipo de miedo o fobia (no solo a la interpretación, sino cualquier tipo de fobia) llamado Emotional Freedom Techniques, el cual a través de unos golpecitos en diversas partes del cuerpo y repetirte un mensaje, te puedes librar del miedo (todavía no lo he probado, pero si pierdo mi fobia a los insectos gracias a este sistema, se lo agradeceré toda la vida).

Finalmente, tuvimos un sorteo de diferentes cursos de traducción (¡enhorabuena a todos los ganadores!) y la elección de la universidad que el año que viene realizará el ENETI 2013, la cual resultó ser Granada (con Sevilla apoyándola y como sustituta). Así que el año que viene nos veremos todos en Granada. ¡Hasta la próxima!

miércoles, 18 de abril de 2012

Resumen del ENETI 2012: Día 1

Muy buenas a todo el mundo. Como dije hace un par de días, las próximas entradas se centrarán en las diferentes charlas o ponencias que se realizaron en el Encuentro Nacional de Estudiantes de Traducción e Interpretación.

Ante todo, primero se realizó la inauguración del evento, en la que hablaron diferentes personas: el rector y el decano de la facultad, la presidenta del consejo de estudiantes, una representante del ayuntamiento y una de las organizadoras del evento.

Después, tuvimos la primera charla: una mesa redonda sobre las asociaciones de traducción que existen actualmente. En esta charla se encontraban Margaret Clark, expresidenta de ASETRAD, la cual nos expuso razones por las cuales conviene unirse a una asociación, pero que teníamos que tener en cuenta las "falsas" razones, es decir, lo que creemos nosotros que vamos a conseguir al unirnos a una asociación, pero que no es así. En resumen, unirte a una asociación no te va a dar trabajo, al menos, es bastante difícil. Tendría que ser que alguien dentro tuviera un trabajo y, por algún casual, te lo comunicara, pero no hay trabajo seguro. Otra razón es que, en una asociación, mantienes el contacto con tus compañeros del sector, pero actualmente, con la cantidad de redes sociales que existen, no es razón suficiente como para unirte. Entonces, ¿qué razones hay para unirse a una asociación? Básicamente, tendrás un código deontológico, una estructura y recursos y medios, además de que las asociaciones están en contacto con las asociaciones públicas, la Comisión Europea y las universidades. Es decir, si vais a uniros a una asociación, al menos que sepáis lo que de verdad vais a conseguir con eso.
Por otro lado, estuvo Katrin Vanhecke, expresidenta de la AICE, la cual nos estuvo hablando un poco del proyecto de investigación que está llevando a cabo junto con otros profesionales del sector.

Después de una breve pausa, le tocó el turno a Miriam Seguiri, profesora de la Universidad de Málaga, la cual nos explicó muy detalladamente cómo hacer un corpus virtual o electrónico de manera rápida para un encargo de traducción. Nos mostró un pequeño ejemplo, y la verdad es que estuvo bastante bien. En resumen, hay que buscar textos en español y en inglés del tema de nuestra traducción y usar el programa gratuito AntConc para poder buscar los términos de forma rápida y sencilla (quizás haga una entrada en el futuro sobre cómo hacerlo más detalladamente, porque ahora estamos con lo que estamos).
Seguimos con otra mesa redonda, esta vez dedicada a la labor de investigación. Vinieron tres investigadoras, Helena Tanqueiro, Elisa Calvo y Marián Morón, las cuales nos estuvieron hablando un poco sobre cómo dedicarse a la investigación.

Tras la pausa para el almuerzo, seguimos con un debate en el cual varios estudiantes discutieron los cambios que se habían producido con el paso de las licenciaturas a los grados, además de contar con Carmen Balbuena, secretaría de la Facultad de Filosofía y Letras. Además, los espectadores que tuvieron dudas pudieron participar y preguntar para que se aclararan sus dudas. Incluso se compararon las diferentes universidad que asistieron con respecto a la carrera, y las diferencias eran visibles.
Después expuso Juan Jesús Zaro Vera, profesor de la Universidad de Málaga, el cual nos estuvo hablando sobre el mercado de la traducción editorial, destacando cómo España exportaba más libros traducidos al español que los que importaba, y las diferencias entre Argentina y España, las cuales han hecho que recientemente Argentina empiece a hacer sus propias traducciones en vez de depender de la traducción española peninsular.

Para acabar, tuvimos una última mesa redonda en la que volvió a participar Katrin Vanhecke, esta vez junto a Rafael Porlán, profesor de interpretación de la Universidad de Córdoba, y Aurora Ruíz Mezcua, los cuales estuvieron hablando sobre la didáctica de la interpretación, es decir, cómo creían ellos que era la mejor forma para que los estudiantes asimilaran bien los conocimientos y fueran capaces de realizar interpretaciones.

Bueno, todo eso fue lo que vimos el primer día. Proximamente, el segundo día (y el mejor en mi opinión), donde tuvimos las charlas de Eugenia Arres, Oliver Carreira, Xosé Castro y Pablo Muñoz, entre otros.
Hasta la próxima.

viernes, 13 de abril de 2012

Aviso: próximos posts sobre el ENETI 2012

Buenas tardes a todos. Soy consciente de que ha vuelto a pasar mucho tiempo desde que no pongo nada en el blog... otra vez. Lo siento, todavía no me he acostumbrado a mantener un blog actualizado, sino diariamente, al menos una vez a la semana. En resumen, he conseguido aprobar todas las asignaturas del primer cuatrimestre y en este cuatrimestre voy a intentar recuperar Documentación.

El caso es que pongo esta breve entrada para avisar de que estamos celebrando ya el ENETI 2012 (Encuentro Nacional de Estudiantes de Traducción e Interpretación). De hecho, estoy escribiendo esto en el descanso del almuerzo. Y os aviso, para todos aquellos que no podáis venir y que sigais el blog, que tras el Eneti pondré un resumen sobre todas las charlas que ha habido (algunas con más detalles y otras con menos). Os diría que siguieráis también mi cuenta de Twitter, pero por desgracia, no cuento con ningún iPhone o móvil Android con el que poder acceder a Twitter, así que no puedo hacer un seguimiento en directo de las cosas que van diciendo. Pero no os preocupéis, podéis seguir las cuentas de Eugenia Arres (@earres), Oliver Carreira (@ollicarreira) o bueno, cualquier amigo o Twittero que esté asistiendo al evento.

sábado, 3 de marzo de 2012

Traducción y publicidad: cómo NO hay que hacerlo

Buenos días a todo el mundo. Ha pasado un tiempo desde la última vez que escribí. Si a alguien le interesa: terminé los exámenes (llevo aprobadas 3 de 5, aún me tienen que decir dos notas más), empecé el segundo cuatrimestre y acabo de volver de Bruselas tras visitar la Dirección General de Traductores de la Comisión Europea (pero de eso os hablará mejor Javier en su blog).
Después de todo ese tiempo sin pasarme por el blog, he decidido traer la entrada que tenía planeada desde hace un tiempo. En esta entrada, he decidido analizar un artículo de David Helin titulado "When Slogans Go Wrong", un artículo interesante en el que muestra una serie de traducciones un tanto... desafortunadas.

Según el autor, y aunque esto es algo que todos sabemos lo pongo, en la publicidad no basta con crear una serie de lemas o "slogans" pegadizos: hay que prestar mucha atención al mercado al que va dirigido cada "slogan", y eso vale tanto a la hora de crear un "slogan" como a la hora de traducirlo. ¿Por qué a la hora de traducirlos? Porque los "slogans" que puso el autor en su artículo (y que pondré yo ahora como ejemplos) fueron traducidos literalmente del inglés al español, y el resultado fue un tanto desastroso, aunque cómico.
Primero, pone dos ejemplos de compañías aéreas: Braniff invitaba a sus pasajeros a "Fly in Leather" y Eastern Airlines decía "We Earn Our Wings Daily". Al traducirlos literalmente, Braniff decía "Volad en cuero", lo cual se asemeja (si no coincide) a la expresión española "en cueros", es decir, totalmente desnudos. Y nadie querría meterse en un avión desnudo, ¿verdad? Por otro lado, Eastern Airlines decía que "Ganan sus alas a diario", haciendo referencia a cuando una persona gana sus alas... tras haber fallecido. Sinceramente, preferiría volar desnudo antes que morir, pero sin lugar a dudas no compraría un billete de ninguna compañía.

Muchísimos otros ejemplos: General Motors descubrió un tanto tarde que "Nova" (no sé si es un "slogan" o un modelo de coche), se puede entender en español como "No va" (mal chiste, desde luego). Coors decía "Turn It Loose", lo cual traducido al español significa tener diarrea (otro chiste malo, ¿qué se le va a hacer?). Cuando Frank Perdue decía "It Takes a Tough Man to Make a Tender Chicken", un español lo podía interpretar como "Se necesita un hombre sexualmente estimulado para hacer que un pollo se sienta sensible" (en serio, ¿a quién se le ocurrió un mensaje como ése?).

Por suerte, muchas compañías (y espero que las anteriormente mencionadas también) aprendieron de esos errores abismales, y prestaron atención al mercado hispánico (tanto peninsular como americano). Budweiser tuvo que cambiar su lema "King of Beers" por "Reina de las Cervezas", ya que cerveza es un nombre femenino en español. Por otro lado, Toyota Motor Sales USA hizo una campaña comercial en 1978 en la que preguntaba "Who Could Ask for Anything More?" (¿Quién podría pedir más?). Al traducirlo al español, cambiaron el mensaje por uno más directo: "Toyota Siempre Te Da Más". Y McDonalds, aunque no usó ningún lema, mostró en una campaña a tres generaciones de una familia que hablaban tanto inglés como español.

En resumen, si alguien que esté leyendo esto quiere dedicarse a la traducción comercial o traducción publicitaria, ha de tener esto muy en cuenta (aunque es un consejo muy útil para cualquier traducción): hay que prestar atención SIEMPRE a las culturas de las lenguas que estás traduciendo. Que una frase o expresión funcione en un idioma no quiere decir que sea perfecta, ni que vaya a funcionar en otra cultura.

Si alguien quiere leer el artículo original, puede leerlo en esta página de Google Books: aquí.
Ya está por hoy. Espero que hayáis disfrutado de esta entrada. Seguid trabajando duro y no os rindáis: ¡que vuestros sueños traductológicos se cumplan!

jueves, 2 de febrero de 2012

Lo ficticio de una lengua a otra

Buenas tardes. Como anuncié la semana pasada, el tema de esta entrada es la traducción de nombres que, por decirlo de alguna forma, los ha creado el autor para hacer referencia a algo que no existe en el mundo real, pero sí en el mundo de la obra.

¿Por qué se me ocurrió este tema? Verán, una vez acabe la carrera, quiero dedicarme a la localización. Y mi mayor sueño es trabajar en Nintendo, ya que me encantan los juegos de esta compañía. Pues bien, a veces me he imaginado trabajando en Nintendo y mi primer encargo... ¡es un juego de Pokémon! De ahí, empecé a deducir qué estrategias debería seguir para traducir los nombres de estas criaturitas tan cariñosas, a pesar de que hayan cambiado un poco con el paso de los tiempos. También me he fijado un poco en los nombres originales y sus traducciones al inglés (ya que la versión española conserva los nombres ingleses).

Ojo al dato: algunas pistas podrían servir no sólo en este caso, sino en cualquier traducción en la que nos encontremos (al menos, yo le veo aplicación alguna).

1-Ponte en el lugar del creador (o pregúntale): esto es algo interesante. Un autor o creador no le pone cualquier nombre a su creación, sino que debe de haber una razón oculta para que tenga un nombre específico: en el caso de Pokémon, el nombre podría mostrar algunas características del propio Pokémon, por ejemplo, Blitzle. Bliztle es una zebra eléctrica, y su nombre en japonés es Shimama (shima (raya) + uma (caballo)). En el caso de que no se nos ocurra por qué le puso ese nombre, podemos preguntarle (siempre que tengamos posibilidad). Además, este es un consejo que nos dicen mucho en la carrera: si tenéis alguna duda durante la traducción, preguntad al cliente.
Esto es suele hacer mucho en la traducción literaria: preguntar al autor la idea que quiere transmitir con ciertos versos o cierta situación de la obra.

2-Seguid el mismo método que el autor: si ya sabemos la razón por la que el autor/creador le ha puesto tal nombre a tal cosa, quizás sea buena idea aplicar las mismas razones para hacer nuestra traducción. Tenemos el ejemplo de Charmander, cuyo nombre en japonés es Hitokage (ヒトカゲ). Y precisamente "hitokage" es salamandra en japonés, por lo que llamaron al Pokémon exactamente igual al animal en el que está basado. En su traducción al inglés, decidieron mantener el final de la palabra "salamander" como parte del nombre, mientras que variaron el comienzo.
Pero habrá momentos en los que no podamos aplicar exactamente la misma idea que tuvo el creador, así que podríamos ser creativos y buscar una traducción que, al igual que el original, resalte las cualidades o las características de la cosa a la que hará referencia ese nombre.

3-¿Y por qué no mantener el original?: aquí volvemos al dilema eterno de la traducción de los nombres: traducirlos o no traducirlos. Lo primero es ver qué pide el cliente: si el cliente pide que traduzcas los nombres, deberás hacerlo; si no, hay que plantearse si traducirlos o no. Ahora volveríamos al primer punto, pero desde otra perspectiva: ¿y si el creador le ha dado un nombre que no necesita ser traducido? Ocurre mucho en Pokémon: hay nombres que fueron creados para que valieran en todas las lenguas, por ejemplo, los legendarios. Excepto los primeros, los demás Pokémon legendarios tienen nombres adaptados en cierta forma a la pronunciación inglesa para que, al traducirlo, solo haya que adaptarlo al inglés. Mi teoría es que hacen eso con los Pokémon legendarios porque son los mundialmente reconocidos, de forma que en todos los idiomas tengan el mismo nombre (ej: Reshiram se llama igual en japonés, inglés, alemán y francés).

Bueno, estas son las ideas que deduje para la traducción de nombres de Pokémon. Espero que no se me olvide ninguna, y si a vosotros se os ocurre algo más, podéis decirlo en los comentarios. Para la próxima... creo que hablaré de la traducción de slogans publicitarios, porque en clase nos dieron un texto de cómo NO se deben traducir los slogans y quiero repasarlo aquí.

Hasta la próxima.

domingo, 22 de enero de 2012

Traducir nombres de persona... ardua odisea

Bueno, quitando el post introductorio, éste es mi primer post en este blog. Y desde hace un tiempo, cuando me imaginaba haciendo un blog, determiné que éste sería un buen tema para empezar. Un problema cuando nos centramos en la traducción (concretamente en la literaria o toda aquella que afronte una historia, como los videojuegos o las series) es la traducción de los nombres de persona... ¿Se deben traducir? ¿O deberíamos dejarlos tal cual?

Después de un tiempo pensando, he llegado a una serie de conclusiones que, si bien no son perfectas, son buenos consejos que podemos seguir (vamos, según mi opinión):

1-Hasta los nombres tienen equivalencias: sorprendentemente, esto es cierto. Al igual que los términos de un ámbito específico tienen una traducción específica, hay ciertos nombres de persona que tienen una traducción más exacta... ¿O nunca os habéis fijado en la semejanza entre Pedro y Peter? Jorge-George, Miguel-Michael... O incluso pueden tener la misma forma, pero quizás varíe la pronunciación, como con David. Entonces, en un principio, deberíamos tener en cuenta estas equivalencias a la hora de traducir, porque pueden que sean de utilidad.

2-Ante todo, dime dónde estás: esto es algo que hay que tener en cuenta: el contexto. Os pondré un ejemplo práctico... Un día, en clase de alemán, estábamos haciendo un ejercicio de traducción alemán-español: una traducción de un diálogo en el que un chico se presentaba. Hasta ahí todo normal. Pero la compañera que corrigió ese ejercicio (cuyo nombre no diré... porque no me acuerdo quién lo hizo) tradujo el nombre de esa persona: de Peter pasó a ser Pedro. ¿Cuál es el problema, si es su equivalente? Porque esta compañera no tuvo en cuenta el contexto: Peter era inglés y decía que venía de Oxford. ¿Cuántos ingleses de Oxford se llaman Pedro? Si en el texto hay un contexto, es un buen consejo mantener los nombres que concuerden con ese contexto. Yo lo aplicaría también a la traducción de Inazuma Eleven: si el contexto de la serie/juego nos sitúa en Japón, ¿por qué el protagonista se llama Mark Evans y no Endou Mamoru, su nombre original? ¿Vais bien? Sigamos.

3-Ante todo, uniformidad: este consejo nos lo dió nuestra profesora de alemán, y creo que es realmente bueno. Y para ello, aunque quizás me gane algunos enemigos, me referiré a la traducción latino-americana de Los Simpsons. En esta traducción encontramos algunos nombres o apellidos traducidos (Homer por Homero, Gumble por Gómez, Carl por Carlos o Ralph por Rafa) mientras que otros nombres permanecen en su forma original (Milhouse, Lenny, Barney, Bart, etc). Aquí es donde meto este principio: o mantienes todos los nombres en su forma original a pesar de las equivalencias o traduces todos los nombres aunque no tengan equivalencias, pero no mezcléis nombres originales y equivalentes en el idioma porque no será uniforme. No me quejo de que Homer se llame Homero o Ralph se llame Rafa, pero si traducen esos nombres, hay que traducir el resto: Lisa-Elisa, Marge-Marta (es un ejemplo por su semejanza en la pronunciación, pero tendría que pensarlo mejor).

4-Si hay algo más, hay que mostrarlo: ¿hay más? Sí, porque los nombres no sólo sirven para identificar a alguien; también se pueden usar para mostrar algo especial de la persona o cosa con ese nombre. En esos casos sí se deberían traducir los nombres, porque si se mantiene su forma el receptor no captará la gracia del nombre. Por ejemplo, las bromas de Bart. Si en la versión española Bart dijera los nombres en inglés... sí, veríamos que Moe se enfada y le amenaza, pero no sabríamos por qué. Otros ejemplos: un amigo mío participó en la traducción de un manga (creo que era Toradora) y un personaje tenía un loro que se llamaba Inko-chan. La gracia es que "inko"(インコ) significa "loro", por lo que el personaje llamó al loro "Loro" (¡qué original!). Este amigo decidió traducir el nombre por "Lorito", y aunque muchos fans se le echaron encima porque querían que el nombre se quedara igual, hizo lo correcto: un lector que no sepa japonés no entendería la gracia de "inko=loro". El otro ejemplo es mío: actualmente estoy trabajando en la traducción no oficial de Okamiden y hay un personaje especial: Mr. Orange. Lo especial de este personaje es que siempre va con una mandarina en la cabeza, de ahí el nombre. Aunque el compañero que me metió en esta traducción me pidió que pusiera su nombre original (que lo haré), estamos ante un caso similar: su nombre original es Mikan-san, y "mikan" (みかん) es mandarina en japonés, y si una persona que no sepa japonés lee ese nombre no entenderá la gracia (aunque se reirán por la mandarina de la cabeza). Y si lo dejamos en inglés (que es lo que hizo la compañía porque no tradujo el juego), el lector quizás no sepa la gracia del nombre (aunque es menos probable). Yo recomendaría traducir el nombre como Sr. Mandarina.

En fin, hasta ahora son todos los consejos que he deducido a partir de las lecciones en las clases y mi propia deducción. ¿Qué os ha parecido? Para la próxima entrada, seguiré con la traducción de nombres, aunque me centraré en la traducción de criaturas no reales y, por lo tanto, nombres de recién invención que no tienen equivalente.

Nos vemos.